Hoy vi un post en facebook que me encantó. Un maestro, que dedica diez minutos de su clase diaria a elogiar a sus alumnos. Los mejores diez minutos, los mejor invertidos. Los niños reciben los elogios, no gratuitos, sino un merecido reconocimiento por su esfuerzo y su valía, su aporte diario, y los resultados son espectaculares. Mejoran los resultados académicos, pero, lo que es mucho más importante, mejoran sus vidas de manera exponencial. Ese forjar de la autoestima, la valía, construída y alimentada a temprana edad, hará de esos niños personas de bien, que aporten al mundo, los hará casi superhéroes, ya que ésta es la fuerza más poderosa, y de la que carecen la mayoría de las personas. No soy experta en la materia, no tengo Másters en estas cuestiones vitales, hablo desde mi experiencia, propia y de los niños aue me rodean, niños niños y niños grandes. Y aprovecho la ocasión, para contaros una gran experiencia.

Mis niños y yo un día hicimos un experimento. Tras haber leído a Masaru Emoto, y sus Mensajes del agua, les dije de la importancia de tratarse bien, hablarse con amor, ya que el cuerpo está compuesto un 70-80% de agua. Para quien no ha leído al científico japonés, él demostró cómo los cristales de agua son afectados por la vibración de una música o una palabra, según sea ésta amorosa o destructiva, suave o violenta. ¡Incluso han sanado ríos cantándoles con amor! La Wikipedia es imparcial con respecto a esto, y la ciencia no aprueba demasiado estos resultados, pero, nosotros quisimos comprobarlo por nosotros mismos. Entonces pusimos en dos frascos iguales, uno tapa roja, otro tapa azul, arroz hervido. A uno le dijimos durante una semana sólo palabras amorosas. Al otro lo pusimos verde, todo menos bonito, también durante una semana. Y los frascos estaban en el mismo sitio y bajo las mismas condiciones de temperatura y humedad. Adivinen qué: el de tapa roja, que fue insultado durante siete días, se puso negro y maloliente; el otro no.

IMG_4141IMG_4140

¿Cómo no creer en la importancia de tratarse con amor?

Reconocer nuestros logros, darnos ánimo, darnos valor, empezando por los niños. Ellos no deberían bajo ningún concepto pagar por las derrotas y fracasos de los mayores.

Síguenos en:

¡Un detalle importante!

Conviértete en ESPECTADOR PREFERENTE dándote de alta, ¡te llegarán todas las noticias y promociones antes que nadie! 

Y si nos envías un correo, ¡una canción de MARTINA AT THE ZOO de regalo!

Enhorabuena, ya formas parte de "El Teatro de Martina" ¡Bienvenido!